Usted está aquí: Inicio
Seguir a: Asociación Sociedad Ucrania Preguntas Documentación Historial
General: Contacto Información legal Política de Privacidad

Buscar:

Carta de MARTA MERTÍN ALBIACH 1º Bachillerato

Personalmente considero que la charla fue muy enriquecedora, entre otras cosas porque se me ha informado bien sobre un tema del que no tenía ni idea. Es cierto que siempre que pensamos en ayudas, ONGs y demás, tenemos    en la mente a los chicos africanos desnutridos y sin apenas ropa.También debemos culpar a la TV de ésto, ya que convierte la solidaridad y caridad en un show, en un espectáculo televisivo y nos introducen una idea equivocada de lo que significa “necesidad” y una idea más equivocada aún de lo que significa  “caridad “.

Sinceramente desconocía la situación tan lamentable por la que está pasando UCRANIA  y creo que el hecho de que no se está haciendo más por esos niños de allí y por los orfanatos es por simple desconocimiento por parte de todos.
Sin duda el ambiente impregnado de alcohol, prostitución y desestructuración familiar no es el ideal ni para criar a un niño, ni para encontrar trabajo, ni para adquirir una vivienda. Los problemas que hay allí tienen una repercusión muy notable a nivel económico, social y político. .Recordemos que este país es candidato a entrar en la Unión Europea y que uno de los requisitos de admisión es solucionar el problema de la cantidad de orfanatos que hay. Es inconcebible pensar que decenas de niños e incluso bebés mueran por falta de comida; la masificación de niños en estos recintos no adaptados está acabando con el país en todos los aspectos.

Sin embargo lo peor no es esto, sino el futuro de los niños. Los que no mueren están condenados a ser reclutados para la guerra una vez salgan del orfanato cuando tengan la edad  suficiente .Incluso estando con sus padres no tienen una vida digna, ni alimentación ni educación. Es por esto que una solución es traerse a estos niños a España mientras sigan siendo niños, darles comida, amor y un ambiente adecuado en el que se desarrollarse como personas hasta que ellos mismos decidan dónde quieren vivir y con quienes quieren estar.

Lo que más me llegó, sin duda, de LOLA, la presidenta de la ASOCUIACIÓN NIÑOS DE UCRANIA Y ANDALUCIA, que vino a darnos la charla, fue cuando dijo que no podemos dejar de ayudar por el hecho de que luego nos duela dejarlos marchar. Nosotros ya somos adultos y tenemos que saber manejar nuestros sentimientos, y la ayuda sigue siendo necesaria.

“AYUDAR NO ME HACE SANTO/A , ME HACE NORMAL “