.

Myjaylo Dzyndra

ARTISTA UCRANIANO: Myjaylo Dzyndra


Escultura de Myjaylo Dzyndra

Myjaylo Dzyndra



Myjaylo Dzyndra nació en 1921 en un pueblo de la región de Lviv llamado Demña. A la edad de doce años se quedó huérfano.

Por aquella época tuvo que vender su chaqueta para comprarse una bicicleta e irse a Lviv. Allí un maestro le enseñó el arte de grabado en madera. En el año 1941 entró en la Facultad de Arte, especializándose en escultura. En la Facultad de Arte, Dzyndra era uno de los mejores estudiantes y se distinguía por su peculiar estilo.

En el año 1944 se fue a Bratislava, donde organizó una escuela de grabado para niños inválidos. Después de un año se transladó a Alemania, donde también organizó una escuela de grabado en un campo de refugiados cerca de Múnich. Allí trabajó también como restaurador de esculturas, pertenecía a La Academia de Arte de Múnich y al grupo de artistas de Alemania.

Después se casó, y su esposa al dar a luz quedó paralítica. Hay que decir que Myjaylo Dzyndra fue ena persona muy responsable, pues cuidó de su mujer durante cuarenta y cinco años. Entonces, en el año 1951 junto con su familia se fue a Estados Unidos. Los primeros años en Estados Unidos fueron muy difíciles, su optimismo y sentido de humor le ayudaron resistir a los problemas. Como menciona su segunda mujer, la señora Sofía, Myjaylo Dzyndra siempre sonreía, él era muy bondadoso, sincero y generoso.

En los años sesenta empezó a organizar exposiciones en New Yorky, junto a otros artistas de origen ucraniano. Sus primeras esculturas eran muy realistas, Myjaylo Dzyndra no estaba satisfecho con su obra, él pensaba que un artista verdadero tenía que crear algo que no existiera en la naturaleza. Así que un día decidió destruir todas sus esculturas. Empezó a trabajar con el abstraccionismo y con el modernismo.

Aunque Myjaylo le atrayera mucho la naturaleza, no quería imitarla. También inventó su propia técnica de hacer esculturas. En Estados Unidos elaboró un proyecto para el museo de escultura moderna, pero esa idea se quedó sin realizar. En el año 1991 murió su esposa y Ucrania se hizo independiente. Entonces, Myjaylo Dzyndra decidió realizar su sueño y volver a su patria. Él sabía que en Ucrania no había ningún museo de arte contemporáneo, así que decidió trasladar sus esculturas, alquiló un buque y viajó desde Florida a Odessa.

Myjaylo añoraba mucho su patria, pero aquí nadie esperaba. En Ucrania Myjaylo Dzyndra se enfrentó con muchos problemas, tanto en la aduana como en la búsqueda de un lugar para su museo. Pero con todo esto le ayudó su segunda esposa, Sofía. Durante doce años sus esculturas quedaron a cielo abierto. Myjaylo solicitó al Estado repetidas veces un lugar para ubicar el museo, siempre le negaron la ayuda. Los funcionarios le contestaron: “Nuestro país no necesita ese museo, aquí domina la cotidianeidad”. Por fin le concedieron un lugar en un pueblo llamado Briyjovychy, donde Dzyndra construyó el museo con su propio dinero.

El museo fue inagurado en el año 2005. Después Myjaylo Dzyndra lo regaló a La Galería de Arte de Lviv. Además de las esculturas, el museo contiene cerca de 800 obras gráficas. Myjaylo Dzyndra murió en el año 2006. Él era una persona muy feliz, que realizó su sueño. Desde la muerte de Myjaylo Dzyndra, Sofía, su segunda esposa, regenta el museo. Ella dice: “La gran felicidad es cuando vives no para hacerte feliz a ti mismo, sino para hacer feliz a la gente que quieres. Yo vivía para mis hijos, mis nietos, para Myjaylo Dzyndra y para su obra. Y ahora yo vivo para el museo, porque quiero guardarlo para las próximas generaciones”.

La visita que Sofía ofrece por el museo es muy interesante (amplio anecdotario), además hay que decir que es muy hospitalaria y siempre invita a los visitantes a té de tilo que está muy rico. Aunque casi todas las esculturas tienen nombre, cada uno puede ver algo propio e imaginarse una historia. Sus obras encantan, te hacen soñar y pensar, parece que te traslades a otro mundo. Ahora la gente empieza interesarse más por el arte moderno y el museo de esculturas de Myjaylo Dzyndra tiene más visitantes. Es una señal de que la mentalidad del país está cambiando poco a poco.

Espero que con el tiempo Ucrania aprenda a entender el arte verdadero y a apreciar la obra de Myjaylo Dzyndra.